Política

Stratta: “Se valora la gestión de Bordet en el contraste con Macri”

La ministra aseguró que el electorado destaca “el equilibrio fiscal con un Estado presente”. Dice qué se puede hacer desde la Vicegobernación; habla de las mujeres; de la unidad y la renovación del peronismo. Explica Victoria desde su perspectiva y cruza los dedos para que en diciembre “haya en la Rosada alguien que cuide a los argentinos”.

Al acceder a su despacho, en el quinto piso del Consejo General de Educación (CGE), se gana un poco de luz y de espacio luego de recorrer las pobladas galerías del edificio de calle Córdoba.

En el escritorio: mate, foto de niños y marido, algunas carpetas. A sus espaldas, los cuadros que permitan más o menos identificarla dentro de la amplísima gama de expresiones que el peronismo ha dado: Juan Domingo Perón; Eva Perón; un afiche histórico que alude al voto femenino; Néstor Kirchner y Cristina Fernández en un abrazo; Gustavo Bordet con la banda y el bastón de mando; y una foto de su padre, el fallecido senador por Victoria, Juan Carlos Stratta.

“Expresan lo que soy”, dice la candidata a vicegobernadora y ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta que se ocupa de hacer notar que en dos o tres rincones de su despacho hay también otras fotos, hay artesanías, adornos, packs de dulces de los emprendedores entrerrianos que de algún modo son su marca de gestión.

— ¿Qué significó para vos en particular, con la fórmula ya presentada, el proceso de unidad alcanzado en el peronismo?
— Era necesaria la unidad. De hecho en los últimos actos que hemos tenido, en los que nos ha acompañado Julio (Solanas), se logra sintetizar la vocación de unidad y la decisión de construir también la victoria. Necesitamos ratificar el rumbo más allá de los matices y además empezar a pensar la unidad hacia el escenario nacional. Yo era de las que pensaba que había que tender puentes, construir la unidad, porque nos unen valores y un horizonte al que había que apuntar. Y es Gustavo (Bordet) el que representa esa unidad porque la construyó. Quizás no se veía en la superficie pero se estaba gestando, con las tensiones lógicas que genera. Pero hubo generosidad de parte de todos para entender que hay un camino, el de Cambiemos, que es el del ajuste y el recorte. Y que le tenemos que contraponer un proyecto político que presente otra cosa y que en Entre Ríos lo encarna Gustavo.

publicidad

-Si Solanas hubiera sido candidato, definitivamente hoy estaría puesto el foco en la interna y no en los “caminos” y la polaridad que marcás. ¿Cambió el mensaje de campaña con la unidad?
– Sucede que uno recorre la provincia, en el marco de la gestión, y ahora en la campaña y los efectos de las medidas del gobierno nacional son tan visibles como crueles. Podemos ver que hay caminos inversos, que se puede hacer equilibrio fiscal sin que sea a costa de los trabajadores ni de las políticas sociosanitarias. La excusa del equilibrio fiscal en la Nación es vulneración de derechos. Acá se hizo claramente otra cosa: hay equilibrio fiscal con un Estado presente. Eso es lo que hoy ponemos en la superficie, la tensión de dos modelos, dos modos de entender el Estado, de diseñar políticas públicas. Eso es lo que aparece muy fuerte en los discursos de campaña, hoy, pero estuvo presente siempre, en cada medida que tomó el gobernador al frente de la provincia.

–¿Que posición terminará exhibiendo el peronismo de Entre Ríos ante el armado nacional para la elección de octubre?
–Hoy no hay un liderazgo que concentre la totalidad del peronismo. Pero tenemos que ir hacia una gran concertación. Si me preguntabas hace un año se veía todo lejano. Pero hoy el escenario, el contexto social y político ha promovido que el peronismo, y otros actores como el socialismo y otros partidos, empiecen a pensar de qué manera poner un freno a esto. No veo nombres con claridad porque hay hombres y mujeres que pueden protagonizar la Argentina que viene. Pero sí hay una vocación, una voluntad, una madurez de decir “a este país no lo queremos”, “este país es inviable”. Veo una suerte de luz que enciende para transitar eso. Lo veo con mucha esperanza. No resistimos otros cuatro años. No hay forma.

Representación de género

-Bordet ha hecho hincapié en tu condición de mujer. Destaca especialmente ese perfil al explicar su fórmula. ¿Cómo te llevas con esa identificación, con esa representación que te han encargado?
— Es leer una demanda histórica de participación real y efectiva (remarca) de la mujer en política. Veníamos participando pero no en lugares de decisión. A lo que él también apunta es a la decisión de optar por alguien que lo pueda acompañar así como lo acompaño como ministra, en la construcción y consolidación de este proyecto de provincia por el que venimos trabajando. Tiene que ver con eso, con reivindicar la participación de la mujer pero también con un modo distinto de ejercer el liderazgo político: los vicegobernadores han sido siempre de departamentos grandes, han surgido producto de cierres electorales. Entiendo que el Gobernador esta vez optó por una compañera para los próximos cuatro años. Hemos construido una relación de confianza, hay una apuesta por el trabajo en equipo y por pensar en que te complementás.

– Por lo que decís, no hay ningún interés de tu parte de desentenderte de la gestión, de las políticas públicas.
–Y mucho menos de la agenda social. La convocatoria es a seguir trabajando. El ámbito legislativo me gusta. Fui diputada cuatro años pero el Ejecutivo tiene la posibilidad de hacer que es impagable. Hice la Ley de Economía Social, pensé todo lo que se podía hacer. Pero acá realmente ves las vidas que se pueden transformar y de eso se trata la política. No me veo en las cuatro paredes del Senado. Voy a ser vicegobernadora pero acompañando la gestión.

— Si no hay resultados sorpresa, no vas a tener más de tres mujeres sentadas en las bancas del Senado. Y son muchas, si se repasa la historia de los mandatos del 83 para acá.
— Son procesos y hay resistencias. La Ley de Equidad de Género quedó guardada. Ningún partido lo motorizó. Son procesos. Igual todo está cambiando. En 2015 recorría en campaña y apenas se daba la oportunidad de una charla, un mate, me preguntaban “¿y tus nenes? ¿dónde están? ¿con quien quedaron?” Me pasaba 15 minutos dando explicaciones. ¿Quién interpela así a un hombre? Me cruce la vez pasada con una persona, se presenta, me dice que trabaja en la Justicia Electoral. “Ví tantas veces tu cara en los afiche y pensé pobres tus hijos”, me dijo. Y uno que se debate entre Mafalda y Susanita no siente otra cosa que un cachetazo. Pero confío en que la sociedad está cambiando, muy rápido.

Domingo y 2023

–¿Qué esperás para el domingo?
— La recepción de la propuesta es muy buena. Recibimos mucho afecto de la gente. Hay mucho reconocimiento, aun en lugares tradicionalmente hostiles para el peronismo. Ayer estuvimos en Chajarí. Hay una gran valoración del Gobernador, del esfuerzo que hizo, del contraste con Macri, y no cuando estamos en reuniones con dirigentes, con militants. Se valora ese contraste cuando caminamos la calle, cuando visitamos emprendedores. Hay una conexión muy interesante con el elector y tiene que ver con las particularidades del Gobernador. No me gusta hacer futurología pero tenemos muy buenas expectativas.

–Hay tres dirigentes que, si no son derrotados, a partir del domingo se convierten de algún modo en candidatos a gobernador. Adán Bahl, Enrique Cresto, Martín Piaggio. ¿Hay una cuarta candidata en vos?
— Las cosas a su tiempo. No sé cuantos se podrán convertir en candidatos. Pero el peronismo tiene para proyectar a 2023. Eso me parece importante. Bordet insiste con esto del trasvasamiento generacional. Él lidera ese proceso de alguna manera pero veo que hay muchos hombres y mujeres que van a protagonizar la etapa que viene. No se si surgirán el domingo o si surgirán en junio.

Una vela a las urnas

-¿Qué esperás de la Casa Rosada a partir del 10 de diciembre?
– Espero que haya alguien que nos defienda, que defienda los intereses de todos en un proceso que va a ser doloroso, difícil, pero que cuide a los argentinos, que cuide a los que tiene que cuidar. Estamos viendo los efectos más tremendos del ajuste. Espero que haya alguien que, aun entendiendo el contexto, cuide a las mayorías.

Victoria, tierra de Cambiemos

Laura Stratta pasó por la derrota del peronismo en Victoria, como candidata a intendenta. Hoy acompaña fuertemente a la postulación de Isa Castagnino, concejal, comerciante de la ciudad que disputará la intendencia que hoy comanda el dirigente radical Domingo Maiocco.

“Es una mujer incansable, maravillosa, muy comprometida. Estamos en buenas condiciones de disputar el municipio”, dijo la ministra. “Victoria ha perdido muchísimas oportunidades por la ubicación geopolítica que tiene, a unos kilómetros de uno de los centros urbanos más importantes del país”, cuestionó.

“No ha habido una planificación para dar infraestructura al turismo, a un centro industrial que no tenemos. Victoria podría ofrecer otra cosa en materia de crecimiento, desarrollo, trabajo. De algún modo pienso que eso se nos reclamó en 2015. Con Isa pretendemos expresar esa posibilidad”, remarcó.

Fuente: Página Política

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios