Fracasada la posibilidad de integrar la fórmula del PJ, el solanismo peleará el kiosquito de Paraná

El sector del diputado nacional salió a caminar los barrios para disputarle la intendencia a un Bahl ya lanzado y que promueve a Rosario Romero como vice de Bordet; Cáceres, más cerca de acordar con Solanas que con el vicegobernador

El desdoblamiento de las elecciones provinciales ya está definido y acordado entre los principales dirigentes del justicialismo entrerriano y resta simplemente la aprobación del proyecto de ley.

La media sanción en el Senado está acordada para la sesión de la semana que inicia el 20 de agosto y hasta senadores opositores dieron a entender que el arrastre de la nación es negativo para Cambiemos en la provincia, como Nicolás Mattiauda, de Gualeguaychú, que confirmó que el desdoblamiento es “oportuno”.

De ese modo, el paso por las cámaras sería un trámite y las PASO serían en abril y las generales en junio, con lo que ya se están blanqueando las aspiraciones a candidaturas de los dirigentes.

Poco más de una semana atrás, el vicegobernador Adán Bahl, en un encuentro junto al gobernador de la provincia, Gustavo Bordet, habló como candidato a intendente de Paraná, aludiendo, inclusive al armado de la lista.

El vicegobernador va por la intendencia y además impulsa, como una de las condiciones, que la ministra de Gobierno, Rosario Romero, integre la fórmula junto a Bordet, y esta a la vez promueve la candidatura de Bahl.

Es más, es conocido en los mentideros que Bahl ya tuvo charlas y presiona a intendentes del departamento Paraná Campaña, como el de Tabossi, Néstor Landra, cuyas declaraciones en este Portal la semana pasada causaron gran revuelo y críticas dentro del PJ.

Por otra parte, envalentonado por la multitudinaria convocatoria de Unidad Ciudadana días atrás en el club Echagüe con la presencia de Axel Kicillof, el sector del diputado nacional Julio Solanas decidió salir a la palestra.

El ex intendente salió la semana pasada acompañado por históricos dirigentes de su sector a recorrer barrios de la ciudad para matear y charlar con los vecinos.

Esa actividad es entendida por los mentideros políticos conocedores del sector del diputado nacional como una muestra de que se encuentran intactas sus pretensiones de volver a la intendencia de Paraná.

Sin dudas, después de que fracasaran varias reuniones secretas que mantuvo Solanas con la intención de integrar la fórmula provincial y municipal, que no trascendieron ni siquiera en su propio sector, el solanismo decidió disputar lo local, ya que entienden que es la única opción que les queda.

El grupo que encabeza Solanas ya vivió la mala experiencia de la Lista 100 en 2007, cuando el hoy diputado puso la cara con su candidatura a la gobernación acompañado por Enrique Cresto, aunque finalmente fueron otros los que cobraron.

En esa oportunidad, el solanismo se quedó sin el pan y sin la torta, a pesar de que aportó una gran cantidad de votos en Paraná y en la provincia para que otros ingresaran a la legislatura.

Sin embargo, los que llegaron a la Cámara Baja con los votos de la lista 100 inmediatamente después de ocupar sus bancas desconocieron a los miembros del armado electoral surgido para afrontar al bustismo y se convirtieron al sector del ex gobernador.

El solanismo aprendió a los golpes y desde ese sector está claro que no le disputarán la gobernación a Bordet, primero porque Solanas no quiere revivir la mala experiencia y segundo porque no tendría el aval de su gente para lanzarse a esa empresa.

Más allá de eso, el grupo del ex diputado no puede quedarse sin participar, e irá por la intendencia de Paraná por dentro del PJ, representando a Unidad Ciudadana, el sector kirchnerista del peronismo.

Además, los mentideros políticos cercanos al solanismo comentan que desde el sector no tienen ninguna intención de regalarle la capital entrerriana a bahlismo, sector que bastardea o ningunea constantemente al del ex intendente.

No hace mucho tiempo fue el propio sector de Bahl el que, luego de desmentir un comunicado que firmaron como integrantes de la departamental, impulsó la renuncia del presidente del PJ Paraná, el diputado Gustavo Guzmán, principal referente del solanismo.

Ir a una interna, medirse entre los dos importantes sectores y determinar cuál de ellos es el que realmente manda en el justicialismo paranaense es la voz más fuerte que se escucha puertas adentro de Santa Evita, el bunker del solanismo.

Caída la posibilidad de que Solanas integre la fórmula junto a Bordet, se confirma lo anticipado por este Portal en mayo de este año bajo el título De Bangkok llegará la fórmula Bordet-Lauritto para 2019.

En aquella oportunidad, José Eduardo Lauritto acompañó al gobernador a un viaje a Tailandia que no fue simplemente una misión comercial, sino que también tenía como objetivo seducirlo políticamente para que integre la fórmula el año próximo.

El intendente de Concepción no solo cuenta con el acompañamiento de todos los sectores del departamento sino que también tiene el visto bueno de sus pares de la costa del Uruguay, como Mariano Rebord, de Colón, y Enrique Cresto y Martín Piaggio, de Concordia y Gualeguaychú respectivamente, los dos últimos con muy buena imagen en sus ciudades.

Así las cosas, el sector de Solanas buscará disputar la intendencia contra el de Bahl, que pretende armarse junto a Rosario Romero, y que ya dialogó con intendentes de Paraná Campaña para impulsarla hacia la vicegobernación.

Otro que se lanzó por la ciudad es el ex vicegobernador José Cáceres, aunque no se descarta que pudiera tener charlas con el bahlismo y principalmente con el solanismo, más afín en el pensamiento y la militancia.

Fracasados los intentos por un lugar en la fórmula, algo que pegó fuerte en las filas del solanismo, y con el desdoblamiento confirmado, el sector de Julio Solanas buscará disputar, al menos, con el quiosquito de Paraná, contra el bahlismo y el hallismo.

Fuente.portal.ricardodavid