La comuna firmará los contratos para la planta de residuos

Según informó el secretario de Planificación de la Municipalidad de Paraná, Guillermo Federik, la intendenta firmará, entre hoy y mañana, los decretos para la construcción del galpón y la adquisición de la cinta transportadora correspondientes a la Planta de Clasificación y Transferencia de residuos sólidos urbanos.

Tres empresas se habían presentado a la licitación pública para la adquisición, por parte de la Municipalidad de Paraná, de una cinta transportadora que servirá para separar los residuos en la futura Planta de Clasificación y Transferencia de residuos que se instalará en inmediaciones del basural a cielo abierto conocido como Volcadero.

A su vez, una sola firma se presentó para la construcción del galpón donde se concretará el proceso.

El presupuesto oficial para la construcción del tinglado era de $4.703.367. El único oferente, la empresa Antolín Fernández, cotizó $6.074.385. De todas maneras, la gestión municipal lo aceptó ya que se agregó un ítem al proyecto original y el cálculo se había realizado en octubre de 2012.

Para la adquisición y colocación del equipamiento de clasificación se presupuestaron $3.948.500. La empresa Eco Reciclar hizo una oferta por $3.948.500; Deisa por $3.938.000; y Servicios de Reciclados y Ecología SA por $3.800.000. Una de estas oferentes quedó fuera de la licitación por no cumplir con los requerimientos del pliego. Entre hoy y mañana se conocerá la firma adjudicataria, luego que la intendenta firme el decreto correspondiente.

Según informó el secretario de Planificación, las obras deberán estar listas dentro de los próximos seis meses. En total, la inversión superará los $10 millones.

Reutilización. La Planta será el centro receptor de residuos orgánicos e inorgánicos generados en la ciudad para su posterior clasificación. La estructura tendrá más de 2.200 metros cuadrados. El material reutilizable será reciclado y el orgánico será destinado a un relleno sanitario. La ubicación del terreno para esta disposición final todavía no se ha dado a conocer. Será parte de las decisiones que el gobierno deberá tomar en una segunda etapa. Por lo pronto, el Concejo Deliberante aprobó, el año pasado, la compra del predio que se utilizará con este fin. Para realizar el relleno sanitario también será necesario construir una planta de compostaje.

Para el funcionamiento de las nuevas instalaciones se contempla la incorporación de los trabajadores informales de la basura que hoy viven de recolectar materiales en el Volcadero. Osuna afirmó que la obra, además de avanzar en la solución de un problema de fondo, brindará mejores condiciones de trabajo para quienes realizan la clasificación, evaluó. En este sentido, Federik aseguró que la incorporación de la gente que hoy vive del basural implicará capacitación y la organización en cooperativas.

Por otro lado, el funcionario dejó en claro que la basura es propiedad de la Municipalidad y que los recursos obtenidos por el procesamiento y la venta serán destinados a mantener la planta y al pago de los servicios que los trabajadores brinden a través de las cooperativas.

Infraestructura. El galpón de operaciones de la Planta de Clasificación y Transferencia de residuos sólidos urbanos es de tipo industrial y se erigirá en un terreno contiguo al Volcadero. El predio está ubicado entre las calles República de Siria, Base Primavera y Florencio Ameghino y corresponde a la jurisdicción de la Unidad Municipal 2.

Las dimensiones del galpón serán de 75 metros de largo por 25 de ancho. Bajo su techo se alojará la cinta transportadora en la que se separarán los residuos.

El mecanismo de selección contará con una tolva de alimentación que permitirá regular la carga mediante palas cargadoras frontales. El transportador será de cadena y contará con un mando de velocidad variable para ajustar el caudal de residuos.

La cinta de preselección posee seis bocas de descarga para la separación de elementos de gran tamaño como cartones y carcasas en forma previa a la apertura mecanizada de las bolsas y la separación de la fracción fina (mayoritariamente orgánicos) de la fracción gruesa (mayoritariamente inorgánicos). También habrá un separador magnético para retener los materiales ferrosos.

Recolección puerta a puerta

Guillermo Federik dijo a EL DIARIO que actualmente están abocados a la revisión del protocolo y las prácticas en la recolección. En este sentido, señaló que buscan que no se formen más los montículos con bolsas de residuos. Por el contrario, el objetivo es que el retiro de la basura se haga puerta a puerta. La medida tiene que ver con que las montañas de desechos “generan microbasurales y conductas desaprensivas”, indicó.

A su vez, hizo referencia a la reciente modernización de la flota de camiones recolectores y a la próxima incorporación de 40 containers para reforzar la cobertura del área central.

Separación en origen

A mediados de enero, al momento de abrir los sobres con las propuestas económicas, Osuna dijo que “mientras se avance en la edificación y montaje del complejo debemos involucrar a la ciudad toda en el reciclaje y la separación en origen”.

Si bien, en una primera etapa, la clasificación de los residuos se realizará en la nueva Planta, la secretaría de Medio Ambiente de la comuna contempla la aplicación de un subprograma para que la clasificación de los residuos comience en los domicilios y en los otros lugares donde se genera la basura.

“El Estado iniciará una capacitación en las escuelas y campañas para generar conciencia y sumar el compromiso de cada habitante de Paraná en la selección primaria”, manifestó la mandataria.

AL MARGEN

Gestión. Paraná forma parte del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos en Municipios Turísticos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. En este marco se trabaja articuladamente entre la denominada área metropolitana de la capital con los municipios de Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito.

Fuente.eldiario