Schmid: “15 % de perspectiva inflacionaria para 2018 es un verdadero disparate”

El cosecretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid condenó la reforma previsional y dijo que el gobierno fracasó en generar confianza. Y dijo que el gobierno “no acertó nunca” con las proyecciones de inflación.

El cosecretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid, aseguró, al referirse al proyecto de reforma laboral impulsado por el Gobierno nacional, que “el intento oficial de reabrir una mesa de mayor confianza fracasó”, y afirmó que el Ejecutivo procuró presentar una discusión sobre esa iniciativa y concluyó sancionando “una mal llamada reforma previsional, que es un recorte liso y llano de los salarios” del sector.

En declaraciones al programa “La inmensa minoría” de Radio con Vos 89.9, el también jefe de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) señaló que ese recorte salarial hace “muy difícil hallar el consenso” necesario.

Schmid dijo que la tarea de la CGT en relación con las tratativas de reforma laboral “está concluida”, y que desde entonces es “el Ejecutivo el que tiene que defenderla”.

Al ser consultado respecto de las futuras negociaciones paritarias, el líder de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) y del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento (Dragybal) expresó sus dudas e “inseguridad” respecto de que “la proyección de inflación sea la que asegura el gobierno” y, en ese sentido, fue taxativo al afirmar: “En estos años no acertó nunca, de modo que todos se sentarán a discutir para analizar la forma de no perder ingresos”, a la vez que denunció que “el 15 por ciento de perspectiva inflacionaria para 2018 es un verdadero disparate”.

En relación con el caso Balcedo -sindicalista y empresario de medios del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (Soeme)- expresó que hay casi 3 mil gremios en el país, y “los casos de corrupción son un dato menor, ya que no puede haber un enfoque global respecto de que todos los dirigentes se comportan así”.
“En eso existe una mirada sesgada sobre el mundo sindical. En paralelo a esos episodios, una organización poderosa como la de Hugo Moyano (camioneros) inauguró hoy un sanatorio al servicio de la clase trabajadora. Son dos caras de una moneda que está presente en la sociedad argentina”, puntualizó Schmid a Radio con Vos.

Al referirse al proyecto oficial de limitación de los mandatos gremiales -presentado por una diputada nacional cordobesa- el dirigente gremial afirmó estar “de acuerdo” en revisar “cualquier modelo de mandato, siempre y cuando lo realicen los sindicalistas”.

“A nosotros no nos juzgan políticos y funcionarios sino los trabajadores. De forma anual en asamblea hay que explicar cuáles son los gastos, el déficit o el superávit de la organización sindical. Eso no ocurre en todos los ámbitos nacionales”, concluyó.

Omar Maturano, líder del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad y a cargo de Políticas de Empleo de la CGT, explicó respecto del proyecto de reforma laboral que hasta que “no acuerden el Congreso, los trabajadores y el Ejecutivo qué cambios se procuran en la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) no se tratará absolutamente nada”.

El también adjunto de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) hizo declaraciones al programa “La vuelta de Zloto”, en Radio 10, e indicó que “no fueron aún eliminados los puntos conflictivos de esa ley y el gobierno insiste en tratarlos”.

“En eso no puede haber acuerdo. La CGT trasladará las quejas a Diputados y al Senado y conversará con ambas cámaras. Los legisladores del PJ deben ponerse primero de acuerdo entre ellos en lugar de culpar por la situación a la central obrera”, puntualizó.

Respecto de la reforma previsional, Maturano expresó: “El gobierno apuró el debate y puso la zanahoria sobre la reforma laboral, pero después apareció con la tributaria y la previsional, porque su idea no era presentar las tres juntas”, dijo el sindicalista.

Por último, al referirse a los casos de corrupción de gremialistas, Maturano señaló:
“hay dirigentes buenos, malos y regulares y no se puede meter a todos en la misma bolsa, porque cada uno sabe qué debe hacer” y, en ese sentido, concluyó expresando: “Si un dirigente tiene el culo sucio es problema de él y no del movimiento obrero”. (Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *