Reparación y reubicación de garitas: otra mejora en el transporte público

En lo que va de la gestión del intendente Sergio Varisco, se restauraron cerca de 80 y se amplió su cantidad en todo el ejido urbano. Luego de muchos años de abandono y falta de respuestas, el gobierno municipal está dando respuestas a una demanda histórica de los usuarios de ese servicio público.

Con recursos humanos y materiales propios, el gobierno municipal desarrolla un programa de restauración y ampliación de garitas en la ciudad, en el marco de la política de mejoras y transformaciones en el transporte urbano de pasajeros.
Luego de largos años sin intervenciones, sin arreglos ni incorporación de estas estructuras muy demandas en los barrios, se llevó adelante un plan de trabajos a partir del área de Herrería, dependiente de la Subsecretaría de Infraestructura Urbana.
El proceso acompañó los cambios instrumentados por la gestión que encabeza el intendente Sergio Varisco, que incluyó la instrumentación de un carril exclusivo en corredores viales del casco céntrico, que mejoraron notablemente el ingreso y egreso de las unidades, y la licitación pública de la concesión del servicio, luego de más de 30 años, que permitió la discusión pública sobre las necesidades y exigencias que se deben contemplar en su prestación.
En el último año se repararon y reubicaron unas 40 garitas, que sumadas a una cifra similar en 2016, permitió mejorar sensiblemente el estados de estos espacios, frente al nivel de deterioro o los faltantes existentes en algunos sectores urbanos, que eran reclamos históricos de los usuarios, o el permanente vandalismo al que están expuestas.
La labor se extendió por todo el ejido urbano, en las calles de la zona céntrica o dentro de bulevares y fundamentalmente en los barrios.
En tanto, para este año está previsto el llamado a licitación que permitirá contar con unas 50 nuevas estructuras para ser instaladas en aquellos nuevos sectores urbanos donde se ampliaron los recorridos, o eventualmente atender los futuros nuevos sectores que serán atravesados por las líneas urbanas, a partir de los cambios previstos en la reciente adjudicación de la concesión.