Más de 1.000 jóvenes accedieron a capacitaciones laborales de la provincia

En el marco de la primera etapa del programa Impulsate, que lleva adelante el gobierno de Entre Ríos, más de 1.000 jóvenes de toda la provincia accedieron a capacitaciones en diferentes oficios. El objetivo es brindar herramientas para la inserción en el mercado laboral.

La iniciativa es llevada a cabo por la Secretaría de la Juventud del Ministerio de Desarrollo Social en conjunto con el sector privado y entidades intermedias.

La primera etapa tuvo lugar en los departamentos Feliciano, Paraná, Victoria, Concordia y Diamante, y las capacitaciones fueron sobre colocación de durlock, herrería, instalaciones eléctricas en inmuebles, auxiliares sanitaristas y auxiliares domiciliarios para el cuidado de adultos mayores y personas con discapacidad.

En ese contexto, la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta, destacó que el éxito del programa “se debe al compromiso y las ganas de los jóvenes de capacitarse y de aprender un oficio”.

Además, la titular de la cartera social agradeció a los participantes “por creer, por hacerse el tiempo, por comprometerse a capacitarse” y sostuvo que “celebramos junto a ustedes la finalización de una etapa y el comienzo de un nuevo camino, con otros conocimientos”. “Sepan que los vamos a acompañar para que puedan poner en marcha todo eso que aprendieron”, finalizó.

A su turno, el secretario de la Juventud, Nicolás Mathieu, explicó que “la obtención de empleo es una de las principales problemáticas de los jóvenes, por eso quisimos pensar una herramienta que pudiera brindarles una salida laboral rápida”.

“Los jóvenes que participan de los cursos en cuatro meses salen sabiendo un oficio, algunas veces incluso consiguen trabajo antes de finalizar”, detalló.

Entre la oferta de cursos, los jóvenes pudieron capacitarse en colocación de durlock, herrería, instalaciones eléctricas en inmuebles, auxiliares sanitaristas y auxiliares domiciliarios para el cuidado de adultos mayores y personas con discapacidad.

“En esta primera experiencia la mayoría de las capacitaciones tuvieron que ver con la construcción por la gran demanda que existe en el sector. En 2018 estamos trabajando para redoblar la apuesta para incorporar nuevos y más variados cursos”, agregó Mathieu.

Trabajo articulado

La iniciativa incluyó al sector privado y organizaciones intermedias como Enersa, la Fundación Uocra, UPCN y comisiones vecinales y clubes de las diferentes ciudades.

Además, desde el gobierno provincial, se abordó junto al Ministerio de Gobierno y Justicia, la secretaría de Energía, la Secretaría de Trabajo y el Instituto Becario, la incorporación de una beca de formación en oficios para que los jóvenes pudieran seguir participando de las capacitaciones.

“En estos cursos podemos ver el esfuerzo conjunto de los organismos provinciales, el sector privado, sindicatos, clubes y vecinales para que los jóvenes tengan más oportunidades”, señaló finalmente Mathieu.