Hay intención de “poner de rodillas” a los sindicalistas, dicen desde la CGT

Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato de la CGT, afirmó que hay una intención “del gobierno y de los factores de poder, de acorralar a los sindicalistas, de ponerlos de rodillas”.

Uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmid, afirmó que hay una intención “no sólo del gobierno, sino de los factores de poder, de acorralar a los sindicalistas, de ponerlos de rodillas”, al ser consultado sobre los casos de corrupción de varios dirigentes que se están ventilando en los Tribunales.

En declaraciones al programa “A Dos Voces”, por TN, aclaró que no defiende ni al “Pata” Medina, ni a Marcelo Balcedo ni al “Caballo” Suárez -detenidos y procesados- pero existe una “intencionalidad de deslegitimar” al sindicalismo, aseguró.

La idea, -sostuvo- es hacer aparecer que “de un lado hay honestos, probos y del otro sindicalistas corruptos, y no es así”, afirmó.

Explicó que el hecho de que, en el caso Balcedo, se le hayan descubierto millones de dólares, demuestra que a la entidad sindical, el Soeme, “se ha utilizado a la organización sindical” para otros fines, pero hay que tener en cuenta que “se trata de un porcentaje mínimo, Hay tres mil sindicatos, miles de delegados y no llegamos a una docena” de denunciados por corrupción. “No podemos caracterizar a toda la estructura sindical” de ese modo, afirmó.

La imagen que se brinda “es muy poderosa, se formatea a la opinión pública, tiene la intencionalidad de deslegitimar la demanda que hacen los sindicatos” y a los detenidos, “no tengo por qué defenderlos, me transmiten vergüenza ajena”, aseguró.

Consultado sobre la situación de Hugo Moyano, por acusaciones que involucran al Club Independiente, Schmid respondió que “habrá que esperar qué hace la Justicia, no conozco el entramado interno del club” y advirtió que en la gestión del gobierno anterior se lo acusó de tener cuentas en Suiza y después no se pudo probar, una sospecha que “no fue verdad”, afirmó.

Por otra parte, consultado sobre las paritarias, dijo que su gremio, de dragado y balizamiento, no aceptará firmar por un 15%.

“El gobierno no ha acertado en controlar la inflación”, dijo, y explicó que en cada paritaria lo central que se pretende es que “no se pierda el poder de compra de salarios. Este año el gobierno intenta marcar una referencia que la mayoría no estamos de acuerdo”.

Advirtió que además existe “el agravante que hay que registrar, que son los despidos” lo cual “alumbra un año conflictivo”, dijo.