Pines, libros de fotos y plantas: los curiosos gastos millonarios del Congreso en 2017

El presupuesto para 2018 no contempla una reducción cuantiosa de partidas; ¿en qué se gastó la plata durante este año?

El Congreso de la Nación. Foto: Archivo

Mientras el presidente Mauricio Macri habla de la urgencia por controlar el despilfarro de dinero público para bajar el déficit, en el Congreso es evidente otra postura. Pese a que desde que Cambiemos llegó al Gobierno hubo recortes en algunos gastos como en la planta de personal, el presupuesto para 2018 no contempla una reducción cuantiosa de partidas.

¿En qué se gasta la plata? Durante el último año hubo decenas de licitaciones adjudicadas o contrataciones directas que ascendieron a varios millones de pesos. En algunos casos llama la atención la pertinencia de los gastos.

Un relevamiento de LA NACION DATA sobre los pliegos de los gastos del Congreso deja al descubierto algunas curiosidades, como los miles de pesos en la compra de libros de fotos, plantas o en la filmación de videos institucionales, o los millones invertidos en medallas de oro conmemorativas, en la renovación de computadoras o en la compra de lapiceras grabadas y pines.

Uno de los gastos más grandes que hizo la Cámara de Diputados en 2017 fue la compra de computadoras, impresoras y escáneres, entre otras herramientas de trabajo, por $ 10.224.588. Se adquirieron 400 computadoras, 300 equipos portátiles, 100 impresoras y 40 escáneres.

Jura de nuevos diputados en el Congreso. Foto: Archivo

La Cámara baja también invirtió $ 760.000 en la filmación de dos videos institucionales y otros $ 740.000 se destinaron a la realización de videos en 360° como parte del programa “Conociendo mi Congreso”. Según el pliego, la idea es que los ciudadanos se bajen una aplicación y vean los videos con un casco de realidad virtual.

Este año, los diputados también tuvieron plantas nuevas. La Cámara gastó $ 480.731 en la compra de varias especies, a las que acompañó por la adquisición de macetas, sustratos y productos para protegerlas.

Así como los empleados de la Cámara vieron el paisaje modificado con la nueva vegetación, un grupo de ellos también fue agasajado por sus años de experiencia laboral en el Poder Legislativo. A mediados de año se gastó $ 1.370.600 en la compra de 77 medallas de oro 18 kilates para entregarles a los empleados que hayan cumplido 25 años al servicio de la Cámara.

Más tarde, en noviembre, se autorizó la compra de 200 pines de oro a un valor de $ 4593 cada uno ($ 918.600 en total). La misma licitación contemplaba la compra de artículos de ceremonial (bandejas, placas) por $ 1.319.009. La medida se viralizó en las redes sociales entre bromas y cuestionamientos al presidente de la Cámara, Emilio Monzó.

jura de nuevos senadores en el Congreso. Foto: Archivo

Además, se contrataron servicios para renovar un auditorio del subsuelo del anexo de la Cámara. Se invirtieron $ 2.310.776 en el reemplazo de la alfombra, las butacas, las cortinas y el telón del escenario.

Así como se renovó ese auditorio, el Congreso también compró 330 nuevas banderas (argentinas y provinciales) y 150 astas para Diputados, para lo que gastó $ 585.949. Eso se le debe sumar también una inversión de $47.780 en 82 libros ilustrados sobre la Argentina.

El Senado no se queda atrás en los gastos curiosos. La Cámara alta compró en noviembre un drone de última generación que le costó $ 88.125, 1500 litros de alcohol en gel a $ 92.565, un centenar de pendrives por $ 22.800, 600 medallas estampadas y 30 bandejas de acero por $ 126.000 y 14 televisores LED por $ 142.486.

Si se eleva un poco el nivel de precios también se encuentran gastos por $ 321.000 en 500 libros de tapa dura “La República” o por $ 1.570.221 en equipos de fotografía. El Senado también llamó a licitación para la compra de veinte vehículos nuevos para uso de la Cámara. Se estima que el valor puede llegar a los $ 10 millones.

“La política tiene que dar el ejemplo y bajar los gastos. No se puede despilfarrar cuando hay tanta gente en la pobreza”, dijo el Presidente en la conferencia de prensa que brindó un día después de la aprobación de la reforma previsional en el Congreso, en línea con el plan oficial para reducir los gastos de la política. Un mensaje destinado a todos los poderes del Estado y que el Parlamento deberá demostrar si lo seguirá al pie de la letra.

Fuente.lanacion