Moyano y Barrionuevo reaparecieron para sostener la conducción de la CGT

Barrionuevo y Moyano con la cúpula de la central, ayer, en la Uocra. Foto: Santiago Filipuzzi

Los viejos líderes apoyaron a Schmid, Daer y Acuña para frenar la puja interna

Barrionuevo y Moyano con la cúpula de la central, ayer, en la Uocra. Foto: Santiago Filipuzzi

Debilitado por la poca adhesión al paro activado la semana pasada en contra de la reforma previsional y en tren de detener la pelea interna, el triunvirato de mando de la CGT recurrió al apoyo testimonial de sus viejos líderes para conservar la unidad.

Reunió ayer en una misma sala a la cúpula actual con Hugo Moyano y Luis Barrionuevo; Antonio Caló se ausentó, pero envió un mensaje que se interpretó como una tregua: la Unión Obrera Metalúrgica no se irá de la central obrera a pesar de la renuncia de Francisco Gutiérrez al consejo directivo. Tampoco asistió Héctor Daer, el representante de “los Gordos” en el triunvirato de mando.

Además de Moyano y Barrionuevo, participaron del encuentro en el 7º piso de la Uocra los triunviros Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid; Gerardo Martínez y Andrés Rodríguez, referente del sector autodenominado “independientes”, y los caciques del transporte Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (La Fraternidad).

Hubo unanimidad sobre dos cuestiones: la intención de conservar la unidad de la CGT y mantener el triunvirato hasta que “surja otra alternativa”. El otro punto, planteado inicialmente por Barrionuevo, fue el diagnóstico negativo sobre el rumbo del Gobierno, ya que los sindicalistas proyectan un escenario económico y laboral con nubarrones. Hubo quejas por la inflación y el aumento de las tarifas.

El encuentro sirvió como autocrítica. Fernández dijo que la UTA no adhirió al paro por los diferentes mensajes que bajaron desde el triunvirato. No fue la única voz que planteó reparos por la toma de decisiones.

El triunvirato convocaría para febrero a un comité central confederal para rechazar la reforma laboral que impulsa Mauricio Macri. Los gremios le quitarán así su apoyo inicial al proyecto porque están disgustados tras haber sido relegados del debate previsional. Pero antes, entre el 9 y el 18 de enero, habrá dos cumbres que reforzarían la unidad, cuyos anfitriones serán nada más y nada menos que Moyano y Barrionuevo.