Cuando la comunicación lo atraviesa todo

Luciano Mete presenta la segunda edición de su libro Razzmatazz, realizada en México.

Es comunicador, productor periodístico, músico, poeta, cinéfilo y aborda toda actividad que lo vincule a la comunicación con una visión distinta. Luciano Mete acaba de reeditar un libro de poemas en una editorial mexicana.

Luciano Mete presenta la segunda edición de su libro Razzmatazz, realizada en México.
Luciano Mete presenta la segunda edición de su libro Razzmatazz, realizada en México.
Divide sus días y sus pasiones entre varias manifestaciones, artísticas y no. Luciano Mete, nacido en Concepción del Uruguay pero residiendo en Paraná, trabaja como productor y coordinador de móviles en Canal 9, compositor, instrumentista y cantante desde hace ocho o nueve años en el grupo Los Licuados, escribe y todo lo hace atravesado por la necesidad de comunicar.
Produjo distintas publicaciones independientes y colaboró en diarios y revistas. Publicó para El escriba la investigación Sobre lo ritual en recitales de rock y en Vixen Razzmatazz y Xanadú.
“Razzmatazz es el primer libro de poesía que escribo, tenía una investigación que hice en la Facultad y Xanadú es el segundo, los dos los edité a través de la editorial Vixen. El diseño de Razzmatazz lo hizo Herminia Bento”, comenta Luciano.
Razzmatazz es un vocablo que proviene de las primeras épocas del jazz y que significa “clásico, pasado de moda”. Cuenta la historia de un personaje masculino que crece en un mundo que desaparece. Niñez, adolescencia, madurez y muerte. Su paso de hijo a padre, de niño a amante, en medio de imágenes pop y psicodelia, cine, música y buenas dosis de humor.
El libro, que en la Argentina agotó su primera edición (publicado por Vixen en el 2010), cuenta ahora con un prólogo de Jesús Carmona López, una de las jóvenes promesas de la poesía mexicana.
Carmona López dice de Razzmatazz: “Luciano Mete celebra la desfachatez pura del amor y explora con ambición las posibilidades que ofrece el poema como proyección del pasado. Razzmatazz es la reconstrucción de los misterios que el tiempo va oxidando en lo más profundo de nuestra memoria. Poema a poema experimentamos las obsesiones de los personajes que el poeta construyó evidenciando una gran capacidad sensitiva, de reflexión y de observación, tres aptitudes que el autor sintetiza en la que podría ser la más importante de las constantes poéticas en Razzmatazz: la belleza de la mujer. Mete es un poeta cuyas ambiciones en este libro dieron como resultado el hermoso caos del recuerdo contado de una manera honesta, y esto es algo que el poema siempre va a agradecer”.
De la voz del propio autor, se escucha: “Fue la idea de juntar un montón de poesías que fui haciendo y eran medio como una película. Siempre lo hago así, hay una gran trama que va pasando a través de los poemas. No pretendo hacer poemas, no soy poeta”.
“Me gustan más las historias, me gusta el cine, la música, los cuentos, las novelas. Razzmatazz es un poema largo”, describe su obra.
Xanadú también es un libro de poemas atravesados por una historia, se trata del fin del mundo en un pueblo, donde empiezan a pasar cosas raras.
“La intención es capturar imágenes y lo que encierran ciertas escenas. Imágenes de lo cotidiano –dice Mete- la función tiene que ser ésa”.
DE TODO. Acerca de su proceso creativo, en cómo compone canciones y cómo poemas, comenta: “El proceso creativo no difiere mucho. Pienso una historia y a partir de ahí escribo la letra. La música también te sugiere el tono de la letra”.
La sensibilidad atraviesa y se hace código: “Por ahí sale una armonía que da sensación de melancolía o de estar enojado. Casi siempre es estar enojado, –dice riendo- entonces es sanador. Se trata de denunciar un montón de cosas que están mal, entonces no terminás nunca”.
Para conformar su bagaje creativo, abrevó en distintas fuentes tales como haber obtenido la licenciatura en Comunicación en la Universidad de La Plata, haber estudiado cine y letras, trabajar en un medio televisivo, cantar.
“La comunicación engloba todo. También hay mucho de servicio en todo lo que hago, lo que me gusta más es la cuestión de servicios. A todo nivel, desde cuándo hay que pagar, cuándo cobrar, si en el barrio se necesita tal cosa, tratar de comunicarlo”, explica.
Entre las cosas que menos le gustan enumera: “No creo en la seriedad del periodismo, sí en el servicio y la comunicación. El estado actual del periodismo no me gusta, hay demasiada información, demasiado tráfico de información y detrás de eso, demasiados intereses económicos. Está todo muy raro porque nadie escucha a nadie”.
En cuanto a los nuevos soportes de la comunicación que son los nuevos responsables de esta nueva forma de leer y de que todo sea más veloz, opina: “Cambió mucho cómo se escribe, se escribe para digital y para gráfico. La gente no lee igual la pantalla que el diario. El diario tiene que resistir, en la música se está volviendo a los discos de vinilo y los libros nunca dejaron de venderse. El diario es un documento y los documentos se guardan en papel”.
DATA. “Lo de México es un proyecto de editar poetas jóvenes y no tanto. Me contactaron por internet –cuenta acerca de su posibilidad de editar en ese país-. La idea es hacer un compilado de distintos países de Latinoamérica. Aprovechan internet para vender online por distintos países”.
El libro puede encargarse por internet en el siguiente link: http://www.amazon.com/dp/B00V8YDXEM.
Otros títulos de Luciano Mete: Sobre lo ritual en recitales de rock (El Escriba); Xanadú (Vixen), En directo desde las estrellas (Parientes Editora).