Pilar: llamativo asalto a una estación de servicio

Un grupo armado les robó a empleados y a clientes el viernes, a las 19; se llevaron toda la recaudación del comercio; creen que hubo “zona liberada”

Cuando apenas comenzaba el fin de semana largo y el movimiento en la autopista Panamericana tomaba más calor que el habitual, cinco delincuentes armados asaltaron la estación de servicio situada a metros del Tortugas Open Mall, que estaba repleta. Les robaron todo a todos: a playeros y clientes, y a los dueños del comercio, ya que los ladrones se llevaron la caja registradora con toda la recaudación del día.

Los asaltantes actuaron a cara descubierta, con rapidez y decisión. También con llamativa impunidad, según varios testigos. Por eso, la mayoría de los damnificados sospecha que la banda pudo haber aprovechado una “zona liberada”.

El hecho ocurrió el viernes, a las 19.30, en la estación YPF situada más allá del peaje de Tortuguitas. Duró menos de diez minutos. Cinco hombres se bajaron de un auto negro y, rápidamente y a punta de pistola, redujeron a todos. Les fueron robando las pertenencias a los clientes y a los empleados. Hasta que llegaron al comercio que tiene la estación de servicio, donde directamente robaron la caja registradora llena de dinero en efectivo.

Sofía Lantaron, de 23 años, que estaba cargando combustible en el momento en que los delincuentes llegaron, dijo que el robo fue muy rápido. “Estaba parada a la par de mi auto cuando vi que llegó un auto a toda velocidad y se bajaron estos hombres, que empezaron a apuntarnos con revólveres”, relató.

Entre los gritos de los delincuentes, que querían robar la mayor cantidad de cosas en pocos minutos, y los nervios de los clientes, que estaban siendo víctimas de un violento asalto, no hubo tiempo de dar aviso a la policía en el momento, dijo.

La joven, que volvía desde Pilar hacia San Isidro, contó a LA NACION que apenas los delincuentes llegaron a la YPF un hombre de unos 25 años le apuntó con un arma y le pidió todo lo que llevara de valor. Rápidamente, Lantaron le entregó su teléfono celular y su monedero con dinero, tarjetas de crédito y documentos.

En la estación había en ese momento otros tres automovilistas cargando combustible. Vivieron lo mismo. Uno de los asaltados tuvo tiempo de tirar sus documentos en el asiento del auto antes de que los delincuentes llegaran por su dinero. A otros clientes les robaron alhajas, relojes y tablets, además de las billeteras y carteras.

Según contaron los testigos, en menos de diez minutos los delincuentes lograron robar las pertenencias de los autos y las personas que estaban en la YPF y luego entraron en el bar de la estación, donde fueron directo a la caja registradora.

Este asalto tipo comando en una estación de servicio sorprendió a los clientes y a los empleados del lugar, situado en el kilómetro 36 de la Panamericana, porque nunca había vivido un hecho así. “Me habían robado otras veces, pero nunca con esta violencia y a tantos clientes juntos”, relató Lantaron.

Luego del robo múltiple, los delincuentes se subieron al auto en el que habían llegado y se fueron rápidamente por la autopista Panamericana en dirección a la Capital.

La estación de servicio no cuenta con personal de seguridad privada. A los pocos minutos de cometido el asalto llegaron los efectivos de la comisaría 3» de Pablo Nogués, partido de Malvinas Argentinas.

Durante el fin de semana se les tomó la denuncia a los damnificados y fueron pedidos los videos de las cámaras de seguridad de la YPF.

Como los delincuentes actuaron a cara descubierta y la estación cuenta con cuatro cámaras de seguridad, se espera que en las próximas horas la policía logre identificar el auto usado por la banda y a algunos de los delincuentes. Fuentes policiales dijeron que efectivos a cargo del comisario Cristian Bordón trabajaban ayer para lograr capturar a los asaltantes.

El robo no sólo asombró a los empleados del local por lo rápido, sino por lo concurrida que estaba la zona en ese momento. Si bien ya es muy transitada por la cercanía al Tortugas Open Mall, el hecho de que estaba a punto de comenzar un fin de semana largo y atento al movimiento de vehículos hacia el Norte había mucha más gente circulando por allí.

La autopista Panamericana se ha transformado este año en una vía de escape muy importante para los delincuentes. Hace seis meses un ómnibus que trasladaba turistas a Buenos Aires desde el Chaco fue interceptado y asaltado a la altura de la localidad bonaerense de Campana, en el km 62. Los delincuentes desvalijaron a los 35 pasajeros, hirieron a uno y se llevaron unos 300.000 pesos. Y en el asalto que se produjo contra varias casas del country Los Lagartos, a la altura del km 45 de la Panamericana, en Pilar, se cree que los delincuentes lograron escapar por esa autopista.