El conductor que causó la masacre pasó semáforos en rojo e iba a “extrema velocidad”

Testigos relataron a Elonce TV los dramáticos momentos vividos durante la masacre frente a la escuela del Centenario. Indicaron que el causante de la tragedia tuvo una “actitud patoteril” tras el choque.

Testigos del choque frente a la Escuela del Centenario en el cual murieron un niño de seis años y resultó gravemente herido su hermanito de 11, dieron detalles a Elonce TV acerca de los momentos vividos.
Pablo, quien trabaja en una obra de la zona contó: “Yo venía caminando y vi lo que pasó. El auto iba a toda velocidad”.
“Los gurisitos bajaron del transporte escolar. En ese momento empezó a desesperarse la gente, pero los chicos estaban tirados, no se podía hacer nada”, lamentó.
“El vago (Silvio Díaz) venía muy fuerte y quedó como si nada”, dijo y corroboró que había inspectores de tránsito, pero que el conductor hizo caso omiso a los mismos.
“La gente se le quería meter, pero no se hizo nada. Quiso salir, pero la gente lo manoteó”, relató Pablo, al tiempo que la ambulancia “demoró bastante, pero el nene ya estaba prácticamente muerto”.
“Mirá la mochila y la zapatilla del pobrecito”, indicó finalmente.
Por su parte, Leonardo Centurión, expresó a Elonce TV: “Yo estaba bajando a mi hija, vi el auto que venía a extrema velocidad. Primero se abrió, luego se cerró y chocó el auto verde”.
“Fue una cosa muy fuerte. El chico fallecido era compañero de mi hija. Iba a primera grado”, expresó.
Asimismo, corroboró que Díaz “venía pasando en rojo y a 100 kilómetros por hora. Lo vimos en vivo cuando chocó”.
“Estaba drogado u alcoholizado. No estaba en sus cabales. Él con una actitud patoteril increpaba a la gente, lo que exacerbó más los ánimos. Decía que no había hecho nada y él salió vivito y coleando”, concluyó. Elonce.com