Un puente para construir espacios de expresión e integración

La Municipalidad de Paraná, a través de la Secretaría de Cultura, propicia los escenarios en donde tienen lugar diferentes formas de expresión artística.

Esta acción se enmarca dentro de los Talleres Culturales Barriales, que próximamente tendrán su presentación oficial. En esa ocasión, diferentes entidades barriales, junto a la intendenta, Blanca Osuna, darán vida a un convenio marco que fijará el rumbo del rico accionar que tendrá lugar a lo largo del año en toda la ciudad.
En tanto, esta Hoja inició su recorrida por algunos de ellos para reflejar esta iniciativa.
En Lomas del Mirador II, la idea era en un principio la de desarrollar un taller de teatro, pero luego ese espacio fue mutando, incorporando otras herramientas. Alrededor de esa propuesta abierta en el barrio, niños y jóvenes se suman a actividades creativas, para experimentar diferentes formas de expresión y construir proyectos colectivos.
En el marco de los Talleres Culturales Barriales de la Municipalidad, el director de teatro Gustavo Morales, desarrolla una serie de actividades en el barrio Lomas del Mirador, algunas veces con el acompañamiento de la comisión vecinal. Lo cierto es que hasta ese lugar llega, y como si fuera un habitante más en esa parte de la ciudad, echa a andar juegos, consignas para imaginar, cuentos, juegos teatrales. Y en el transcurso de esas horas, otras cosas a las habituales suceden y seducen. En ese ámbito cada cual va encontrando sus propias formas de decir, de motorizar la creatividad.

TEATRO, CINE Y BATUCADA. A veces el taller tiene lugar en el Jardín Maternal Municipal Lomitas; otras en un espacio del barrio que da a un lugar tan simbólico como el mural que alguna vez pintaron sobre un muro que pretendía separar los dos barrios: Lomas del Mirador I y Lomas del Mirador II, ubicado en Cesáreo Quirós, entre Celia Torrá y Longo.
“Desde que abrimos esta posibilidad, es increíble lo que trabajan los chicos. Inmediatamente se ponen a hacer cosas, son muy participativos y creativos”, describió el tallerista.
“Trabajamos juegos teatrales y a veces vamos variando, de acuerdo a cómo se dan las condiciones del día. En algunas ocasiones trabajamos sobre algún cuento al que después los chicos dibujan; otras veces hay trabajos libres”, contó y agregó que si bien su especialidad es el teatro, las otras actividades de alguna forma son laterales a ese trabajo. A veces, incluso, proyectan cine de forma conjunta con la vecinal y eso se convierte en un motivo más de convocatoria.
A la propuesta, se suman los lazos que Morales viene construyendo con el barrio desde hace tiempo, llevando otras iniciativas. “Una de las cosas que veníamos haciendo desde lo cultural es la batucada Estrella Federal, que también nos llevó unos cuantos años de trabajo y que generó algo muy fuerte y muy lindo, que ahora está funcionando a pleno”, comentó.
Ese día, se aventuraban al maquillaje. Algunos se dibujaban tatuajes efímeros, otros se personificaban e inmediatamente iban corriendo a sus casas, a mostrarse, a compartir lo que eran con la intervención de unas pinturas.
Había música, merienda y todo ese clima los divertía. No por casualidad llevaban más de tres horas reunidos en esa parte del barrio.

LA CULTURA COMO PUENTE. La premisa de los Talleres Culturales Barriales, no es “trasladar” cultura a los diferentes lugares, sino encontrarse e intercambiar iniciativas y formas de expresión en cada lugar, conocer a sus protagonistas. Se busca garantizar el derecho de acceso a la cultura que tiene todo ciudadano, a través de estos espacios que son gratuitos. Pero también, se intenta que a través de esos ámbitos se muestre la cultura de cada lugar.
Con un mapa ideado desde las diferentes áreas del municipio de acuerdo a las características y demandas del barrio, se dictan talleres en todas las ramas del arte: pintura, danza, teatro, música, literatura, entre otras.
Para que cada vecino se apropie de su espacio y consiga recuperar el orgullo de pertenencia al barrio, a la ciudad.
La ocasión del bicentenario es propicia para apuntalar esos objetivos.
En cada punto la realidad es diversa. “La idea en este sector es tratar de integrar a todo el barrio y que sea no solamente algo dirigido a los chicos sino en el que también se puedan integrar jóvenes y adultos y mejorar los lazos de confianza”, sostuvo Morales, el primer visitado.

Fuente.eldiario