Informe del fiscal del caso AMIA

Alberto Nisman, el fiscal de la causa AMIA, presentó ayer un informe sobre el curso de las investigaciones vinculadas con el atentado ante el Congreso Judío Latinoamericano. “Como todos los años, vengo a informar sobre las causas”, dijo el fiscal, que hizo especial hincapié en la hipótesis que dio a conocer este año sobre la presunta instalación de redes de inteligencia iraníes para cometer ataques en varios países de América del Sur.

En una conferencia de prensa previa a la presentación de su informe, Nisman dijo que no se espera, en los próximos días, ningún anuncio sobre avances de trascendencia en la investigación. “Seguimos trabajando como siempre”, dijo, y afirmó: “No vamos a detenernos hasta que los responsables declaren ante un juez argentino y sean condenados. No hay forma de detener esta investigación”.

Entre los presentes en la conferencia de Nisman había dirigentes de la colectividad judía y legisladores de la oposición; también estaba Sergio Burstein, uno de familiares de las víctimas del atentado más cercanos al Gobierno, que anteayer había sido recibido por Cristina Kirchner.

Consultado sobre la decisión de su jefa, la procuradora Alejandra Gils Carbó, de no avalar su viaje a Estados Unidos (adonde lo habían invitado a exponer sobre el atentado), Nisman dijo: “Es una decisión que debo respetar de mi superior jerárquica”. Además, negó tener información sobre la supuesta idea de Gils Carbó de nombrar a un fiscal ad hoc para que colabore con él en la causa. LA NACION consultó ayer a voceros de la Procuración que dijeron que no había planes de nombrar otro fiscal en el caso AMIA.